Envejecimiento Activo

Unidades de Envejecimiento Activo en La Palma: estimulación cognitiva y funcional para un envejecimiento saludable

Beneficiarios potenciales

La Palma se considera una isla envejecida, si se hace referencia a los datos demográficos del ISTAC a 1 de enero de 2018, que contabilizaba un total de población de 81.863 personas, de las que 16.976 eran mayores de 65 años, suponiendo el 20,74% de la población de la isla.

Si a esta población se le resta la prevalencia que resulta de sumar a las personas mayores con algún tipo de Demencias (65 años y +) y con Deterioro Cognitivo (a partir de 70 años), se contabilizaría un total de 11.382 mayores, que sería el colectivo al que facilitar y favorecer el entrenamiento de sus capacidades cognitivas y funcionales, para que se mantenga saludable el mayor tiempo posible y retrasar, así, la utilización de recursos y de servicios de atención a la dependencia.

Esta situación es conocida de primera mano por AFA LA Palma, recurso de atención especializada dirigida al colectivo afectado por algún tipo de Demencia, que se funda en el año 1999, y que desde el año 2005 comienza su andadura en el tratamiento cognitivo para relentizar y preservar las capacidades de las personas con algún tipo de Demencia o Deterioro Cognitivo.

Antecedentes

En 2015 la Entidad decide compartir los beneficios de las “terapias blandas”, a través del entrenamiento cognitivo, favoreciendo el envejecimiento activo y que la población mayor de 65 años fuese más sana y autónoma.

En aquel momento no existían proyectos públicos ni privados que, de forma continua, desarrollasen el entrenamiento mental a excepción de los “Talleres de Memoria.”

Estos se ofrecían en algunos ayuntamientos de forma intermitente y con una filosofía donde primaba el entretenimiento y hacer de punto de encuentro relacional, por encima de la efectividad.

Durante los siguientes 5 años, a través de diversas vías de financiación, AFA La Palma siguió desarrollando esta actividad en diversos municipios de la Isla como Fuencaliente, Garafía, Barlovento, Tazacorte, El Paso, Breña Alta y Breña Baja.

Con una demanda cada vez mayor por parte del colectivo de personas afectadas por algún tipo de Demencia, el alto índice de población mayor de la isla, y el conocimiento de los resultados del hábito de ejercitar las capacidades cognitivas, en 2019 la Asociación decide apostar por las Unidades de Envejecimiento Activo (UEA), pero concentrando y unificando estas Unidades.

Por ello, para el año 2020 centra sus esfuerzos en consolidar una UEA en cada comarca de la isla, decantándose por El Paso, (Oeste) y Breña Baja (Este). De esta manera, favorece que se cuente con recursos estables y personal estable, formado y con experiencia específica en el entrenamiento cognitivo y físico.

Junto con la intervención grupal en la Unidades de Envejecimiento Activo, la Asociación amplía su actuación individualizada en los hogares de personas mayores con envejecimiento normalizado, que por diversos motivos no pueden participar en las sesiones grupales, fomentando así la salud cognitiva y física y evitando la dependencia.

Se priorizar a la población que vive en soledad, condición ésta desencadenante de pobreza y exclusión social, de vulnerabilidad y de empeoramiento de la salud, pero sin descartar a aquellas personas, que por circunstancias sobrevenidas, puedan estar aisladas socialmente, aun viviendo acompañadas, como pueden ser mayores que cuidan a personas dependientes.

Durante 2018 y 2019, en núcleos rurales dispersos de Garafía, financiación municipal permitió poner en marcha un proyecto de acompañamiento de la población mayor en soledad, con unos resultados satisfactorio para las personas usuarias, tanto en los resultados del entrenamiento cognitivo, como en la parte relacional y emocional.

Esta experiencia, y los datos demográficos que en 2019 hablaban de un 9,4% de mayores que en Canarias vivían en soledad, y que en la isla de La Palma supondría un total de 1.595  personas, refuerzan la necesidad de ampliar y consolidar recursos que puedan reducir los riesgos de soledad de las personas mayores con envejecimiento normalizado, complementando unos y otros su actuación con el colectivo.

Este servicio será ofrecido por personal con experiencia en el área, como las Terapeutas Ocupacionales de las Unidades de Envejecimiento Activo de El Paso y de Breña Baja. Adicionalmente, la UEA de El Paso cuenta con el apoyo de 1 Gerocultora/or, al tratarse de sesiones con una media superior a 20 personas usuarias.

Objetivos:

Fomentar la mejora del bienestar mental y físico de la población mayor no dependiente en La Palma.

Consolidar las Unidades de Envejecimiento Activo Comarcales de El Paso y de Breña Baja, estimando el total de personas usuarias en 60.

Poner en marcha un nuevo servicio que acerque las actividades de las Unidades de Envejecimiento Activo a los domicilios de mayores no dependientes, que viven en soledad o en aislamiento social.

Acciones:

1.- Detección de personas usuarias en ambas comarcas.

2.- Contacto con los servicios sociales comunitarios y con atención social de atención primaria de salud, en los municipios que abarcan el ámbito de actuación del proyecto, para presentar el servicio y establecer el procedimiento de derivación.

3.- Incrementar el número de personas beneficiarias de la UEA

4.- Adecuar la atención en estos servicios a las medidas establecidas en cada momento, por los organismos oficiales, estatales y autonómicos.

Resultados esperados:

1.- Que las Unidades de Envejecimiento Activo Comarcales de El Paso y de Breña Baja, puedan ofrecer su atención de forma estable y continua a un total de 60 personas mayores no dependientes.

2.- Consolidar un servicio ofrecido por personal formado y estable.

3.- Poder ofrecer las actividades de las UAE  en los domicilios de personas mayores no dependientes, en situación de soledad o aislamiento social, en los municipios de Mazo, Breña Baja, Breña Alta y Santa Cruz de La Palma.

4.- Poder ofrecer las actividades de las UAE  en los domicilios de personas mayores no dependientes, en situación de soledad o aislamiento social, en los municipios de El Paso, Los Llanos de Aridane y Tazacorte.

5.- Sumar un nuevo recurso para la atención a personas mayores no dependientes, en situación de soledad y aislamiento social, que permita un envejecimiento activo a través del entrenamiento cognitivo y físico.

6.- Complementar su labor con la de otros servicios públicos y privados.